Agua y empleo


El Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de las Naciones Unidas presentó el informe “Agua y empleo”, donde se estudia la relación entre el agua y el mercado laboral, así como el impacto económico, ambiental y social que los recursos hídricos tienen en la actualidad.

Además de los puestos de trabajo en la agricultura y la industria, entre los sectores con puestos de trabajo fuertemente dependientes del agua se cuentan la silvicultura, la pesca y la acuicultura continental, la minería y la extracción de recursos, el suministro de agua y el saneamiento y la mayoría de tipos de generación de energía. En esta categoría también se incluyen algunos puestos de trabajo del sector sanitario, el turismo y la gestión de ecosistemas.

Los análisis realizados en este informe nos han permitido estimar que más de 1.400 millones de puestos de trabajo, es decir, el 42% de la población activa mundial, dependen en gran medida del agua. Se estima que 1.200 millones de puestos de trabajo, es decir, el 36% de la población activa mundial, son moderadamente dependientes del agua. Ejemplos de sectores con puestos de trabajo moderadamente dependientes del agua incluyen la construcción, el ocio y el transporte. Resumiendo, el 78% de los puestos de trabajo que constituyen la mano de obra mundial dependen del agua.

Dado que la competencia por los recursos de agua dulce aumenta y que el cambio climático afecta a los suministros, es cada vez más crítico que los gobiernos desarrollen y adopten políticas de empleo que tengan en cuenta las limitaciones impuestas por la disponibilidad de agua Las extracciones de agua dulce han aumentado a nivel mundial en un 1% anual desde los años 80, debido principalmente a la creciente demanda en los países en desarrollo. En gran parte de los países más desarrollados del mundo, las extracciones de agua dulce se han estabilizado o han disminuido ligeramente.

Lograr el equilibrio sectorial correspondiente y generar el mayor número posible de puestos de trabajo dignos y productivos sin comprometer la capacidad de soporte de los recursos hídricos y los ecosistemas es esencial para asegurar la sostenibilidad social, económica y ambiental a largo plazo. Una parte importante del conjunto de políticas para hacer frente a los desafíos relacionados con el agua consiste en asegurar que haya un número suficiente de profesionales y expertos en agua para informar y ayudar en el proceso de afrontar estos desafíos

Es responsabilidad de todos, incluidos los Estados, el sector privado, los bancos de desarrollo y la sociedad civil participar en los esfuerzos globales y locales para mejorar las condiciones de vida de millones de personas a través de la gestión sostenible del agua y proporcionarles agua potable, saneamiento y oportunidades de trabajo dignas a todas las personas.

ste informe hace un llamado a que se tomen decisiones consensuadas a largo plazo para tratar el nexo entre el agua y el empleo. La comunidad internacional ya está mostrando el camino, habiéndose fijado los objetivos a largo plazo en lo tocante a agua, saneamiento, trabajo digno y desarrollo sostenible.

 

 

Leer y descargar informe “Agua y empleo”