Democracia y derecho penal en México


Este ensayo se dirige a poner en manifiesto algunos aspectos de las relaciones entre el derecho penal y la democracia en México, vistas desde el contexto político y social caracterizado por la desigualdad y la corrupción.

En México se corre el riesgo de perpetuar el uso del sistema penal en una realidad sociopolítica que no puede tener cabida en un Estado democrático; es decir, la reproducción de una lógica autoritaria que se encuentra al servicio del manteamiento y consolidación de posiciones de poder real dentro de la sociedad mexicana, lógica que durante años se ha mantenido intacta en el país y que apenas comienza a ser modificada.

El objetivo de este artículo es recordar que el Estado y su derecho encuentran sentido y razón de ser cuando sirven al interés de los individuos que les dan vida. El individuo debe ser considerado como un fin en sí mismo, y no como un medio para atender y proteger intereses que lo rebasan y que en poco le interesan. Y en esto, el derecho penal, en tanto ordenamiento punitivo y manifestación última del poder coactivo del Estado, tiene un papel fundamental.