Estudio internacional sobre la enseñanza y el aprendizaje


Los maestros y la eficacia de sus enseñanzas toman posición en la agenda de las políticas educativas gracias a que son parte fundamental del crecimiento nacional, ya que sin duda el nivel educativo de un país es reflejo exponencial en su crecimiento y desarrollo, siendo también ellos la clave para impulsar a los alumnos a desarrollar un alto nivel de desempeño y formar profesionales bien capacitados.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentó
el Estudio Nacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés), que evalúa la mejora de la profesión de la enseñanza y el desempeño de los maestros y centros educativos, la cual se encuentra signada por 24 países, entre ellos el nuestro. En 2008 mediante una evaluación al desarrollo profesional, se demostró que en México el 92% de los profesionales de la enseñanza dedican 34 días en promedio a las actividades de desarrollo profesional en comparación con los demás países, que dedican 15 días a la realización de la misma actividad. Pese a ello México tiene un nivel insatisfactorio comparado con el resto de los países evaluados (85% vs 55%), esto debido a la falta de actualización, investigación y vicios en las prácticas docentes.

En cuanto a la práctica docente, el resultado en nuestro país arrojó que sólo el 69% del tiempo destinado para dicha actividad es utilizado de manera adecuada para la enseñanza y el resto es tiempo perdido en tareas administrativas. Indicó también, el tipo de aprendizaje transmitido a los alumnos según la práctica utilizada por los docentes, ya que de acuerdo
con ésta, los alumnos son capaces de desarrollar aptitudes y habilidades que se requieren tanto en el aula como en el mundo laboral que enfrentarán.

Aunado a lo anterior, México se encuentra anegado en liderazgo escolar ya que se cuenta con una gran plantilla de directores y docentes cuya preparación pedagógica es deficiente, además de que la capacitación y actualización en su área no alcanza un nivel satisfactorio para un adecuado desarrollo profesional.

La situación que presenta México en cuanto a la oferta de actividades para alcanzar el desarrollo profesional es derivado a que los procesos existentes para los docentes de nivel básico son impartidos en su mayoría por la misma normatividad de la institución oficial, la cual carece de apertura para incentivar la actualización y desarrollo de la plantilla magisterial de una manera alterna y eficaz.

Un factor que influye fuertemente en el tipo de actividades de desarrollo profesional que buscan los docentes en México es el Programa de Carrera
Magisterial, que otorga estímulos económicos a los docentes y que considera importante el número de cursos y talleres de actualizaciones nacionales o estatales que acreditan los profesores, los que además tienen un valor escalafonario.

Pese a los aspectos positivos que los cursos y talleres podrían tener, éstos han demostrado ser ineficaces y obsoletos. Para lograr que dichos aspectos se materialicen, es necesario incentivar la participación de los docentes en el desarrollo profesional, ya que se encuentra asociada directamente con su capacidad para aplicar nuevas técnicas educativas dentro del aula, como también propiciar un ambiente positivo dentro de ella, aportar sus ideas y cooperar entre ellos para lograr un alto grado de satisfacción en su trabajo.

La realización de estas prácticas dentro del aula demostró que aproximadamente en la mitad de los países (Corea, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Islandia, Italia, Lituania, Malasia, Malta, México y Portugal), los profesores habían alcanzado un mayor desarrollo profesional y comunicaron niveles significativamente más altos de autoeficacia.

Se puede concluir que actuando sobre las actitudes, ideas y prácticas de los profesores en su conjunto, existe la posibilidad de una mejora considerable de la enseñanza y el aprendizaje, sin dejar de ser necesario proporcionarles apoyos específicos en lugar de realizar intervenciones de carácter general en los centros educativos o en todo el sistema educativo.

Sin duda es urgente que México modifique su política educativa para lograr un sistema educativo nacional de calidad y optimizar el personal docente.