El marketing para abogados


El marketing para abogados.

Miguel Carbonell.

Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC.

 

Cada año egresan decenas de miles de estudiantes de las escuelas y facultades de derecho de México. Al terminar la carrera y obtener su título profesional van a ingresar a un mercado laboral marcado por la competencia extrema y por la saturación de profesionistas que buscan ganarse la vida ejerciendo la carrera que estudiaron.

La de derecho es la tercera carrera con mayor demanda en el país. Hay casi 300 mil personas estudiando derecho en México. A lo largo y ancho del territorio nacional hay más de 1,600 escuelas y facultades de derecho, y cada semana se crean 3 nuevas en promedio; en el Distrito Federal hay más de 130 escuelas que permiten obtener el título de abogado; en el Estado de México hay casi 200.

En 2013 se expidieron 37,042 cédulas profesionales que les van a permitir a ese mismo número de personas ejercer la profesión jurídica y patrocinar casos ante cualquier tribunal mexicano. Desde 1970 hasta nuestros días se han expedido más de 560 mil cédulas profesionales para abogados, muchos de los cuales probablemente sigan ejerciendo la profesión. Es obvio que se trata de un campo profesional bastante competido.

Una persona que apenas vaya egresando de la carrera con seguridad se preguntará cómo va a posicionarse en un mercado en el que ya hay tantos profesionistas; de qué manera se va a dar a conocer y va a conseguir sus primeros clientes; qué pasos debe dar para afianzarse como una opción que genere confianza y credibilidad entre sus actuales o potenciales clientes.

Pero varias de esas dudas acompañan también a quienes ya llevan tiempo ejerciendo la profesión. Hay muchos abogados consolidados que ven llegar cada vez más competencia a su campo profesional; asisten, impasibles, a la llegada de jóvenes abogados que quieren abrirse camino. Los abogados más jóvenes muchas veces ofrecen sus servicios a precios extremadamente competitivos y tienen la ventaja de contar con una perspectiva muy actualizada del sistema jurídico mexicano.

Para los recién egresados de la carrera y para los abogados que llevan tiempo en la profesión, es indispensable conocer las técnicas del marketing jurídico; se trata de cuestiones que, si son bien aplicadas, les van a permitir darse a conocer, contactar con potenciales clientes, retener a los clientes que ya tienen, darle valor a su marca personal o a la de su despacho, etcétera. El marketing jurídico los puede convertir en profesionistas que sean visibles dentro de su campo profesional y que tengan la credibilidad que se requiere para atraer a los clientes.

A la mayoría de abogados no les gustan hacer marketing y, de hecho, algunos lo ven como algo inapropiado o fuera de lugar. Hay abogados que piensan que si hacen bien su trabajo, los clientes les llegarán automáticamente; a lo mejor esto era cierto cuando el número de abogados no era tan grande como ahora, pero cuando la oferta de servicios jurídicos se incrementa corremos el riesgo de ser “invisibles” si no aplicamos buenas estrategias de marketing y nos damos a conocer. Un abogado que sea “invisible” para sus clientes, difícilmente va a ser contratado.

Para abrirnos camino en el terreno profesional debemos posicionar nuestra marca, ya sea una marca personal o una marca corporativa. Para lograrlo podemos optar por varias estrategias. Por ejemplo, ofreciendo un producto único en el mercado, o diferenciándonos de los demás por la atención hacia nuestros clientes o bien por la política de precios que tenemos.

Es indispensable que tomemos acciones para darnos a conocer entre los clientes. Si no saben que existimos nunca van a contratarnos.

Nuestros clientes deben saber que no somos una firma más de abogados, sino que le ofrecemos algo distinto a las demás. ¿Qué es aquello que nos diferencia en el mercado profesional y cómo vamos a comunicárselo a nuestros clientes?

Internet se ha convertido en el filtro indispensable para la compra de bienes y servicios. Si no aparecemos en internet, estamos en graves problemas. Lo más probable es que seamos “invisibles” para nuestros clientes. Es esencial que tengamos una página web, que contemos con presencia en las redes sociales, que generemos información electrónica que sea interesante para nuestro campo de especialización, etcétera.

Diseñar una estrategia de marketing jurídico no es una tarea sencilla. Se requiere mucha energía y mucho tiempo de dedicación. Pero también es indispensable conocer las estrategias que nos permitan posicionarnos en el mercado. Las firmas se posicionan en el mercado no por casualidad o por pura inspiración. Hay técnicas que les permiten abrirse camino, hay pasos que deben darse para que nuestros clientes se sientan atraídos hacia nuestra oferta profesional.

En el Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC estamos convencidos de que el marketing jurídico es una herramienta cada vez más importante para los abogados del siglo XXI y por eso es que hemos diseñado un curso en el que se explican los tipos de estrategias o enfoques para la creación de “marcas”, la forma de posicionar nuestra marca en el mercado, los factores a tener en cuenta al momento de fijar nuestra política de precios, cómo debemos cobrarles a los clientes, la promoción a través de las redes sociales, la importancia de la imagen corporativa y de la imagen personal, las capacidades comunicativas indispensables para obtener clientes, etcétera.

Si Usted se interesa en tomar este curso o cualquiera de los demás cursos que ofrecemos, puede obtener más información en centrocarbonell.com o bien llamando al teléfono 26-03-52-35. También puede escribirnos un email a centrocarbonell@gmail.com para compartirnos sus dudas y comentarios. Nos dará mucho gusto saber de usted.