Estándares para un Internet libre, abierto e incluyente


 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó el informe “Estándares para una Internet libre, abierta e incluyente”, donde, a través de la Relatoría Especial, hace un análisis sobre el estado del Internet y los desafíos que enfrenta como derecho fundamental.

El informe reúne la jurisprudencia interamericana sobre el tema, además de estudiar los avances y retos que existen tanto en el derecho a Internet como en sus derechos conexos, como la libertad de expresión y el acceso a la información. Su objetivo es asistir a los Estados miembros de la OEA  en el diseño, desarrollo e implementación de las políticas que afectan internet.

La CIDH identifica 4 principios básicos: internet libre y abierto, acceso, gobernanza multisectorial, e igualdad y no discriminación.

La relevancia de Internet como plataforma para el goce y ejercicio de derechos humanos está directamente vinculada con la arquitectura de la red y los principios que la rigen, entre ellos el principio de apertura, descentralización y neutralidad. Se debe promover, de manera progresiva, el acceso universal no solo a la infraestructura de Internet, sino a la tecnología necesaria para su uso y a la mayor cantidad posible de información disponible en la red.

El pluralismo y la diversidad como condiciones esenciales del proceso de deliberación pública y del ejercicio de la libertad de expresión deben ser preservados en el entorno digital. La Relatoría Especial afirmó que esto implica asegurar que no se introduzcan en la red cambios que tengan como consecuencia la reducción de voces y contenidos. Las políticas públicas sobre la materia deben proteger la naturaleza multidireccional de la red y promover las plataformas que permitan la búsqueda y difusión de informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, en los términos del artículo 13 de la Convención Americana.

La Relatoría subrayó que el respecto a la privacidad debe ser también un principio orientador del entorno digital. El derecho a la privacidad, según el cual nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia¨, es un presupuesto del ejercicio del derecho a la libertad de expresión en línea que debe ser protegido por la ley y estrictamente promovido en la política.

La gobernanza multisectorial de Internet también fue reconocida como un principio de particular relevancia. A este respecto, la Relatoría reafirmó la importancia del proceso multipartito y democrático en la gobernanza de Internet, en el que prevalezca el principio de cooperación reforzada para que todos los puntos de vista relevante puedan ser tenidos en cuenta y ningún actor pueda atribuirse su regulación en exclusividad.

 

Leer y descargar informe “Estándares para un Internet libre, abierto e incluyente”