La situación de los Derechos Humanos en México


La Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH) presentó el informe “La situación de los Derechos Humanos en México”, donde analiza la tortura, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, la situación de inseguridad ciudadana, el acceso a la justicia e impunidad, y la situación de periodistas, defensores de derechos humanos y otros grupos afectados por el contexto de violencia en el país. La Comisión hace una serie de recomendaciones al Estado mexicano para el fortalecimiento de la protección de los Derechos Humanos.

La situación en México es alarmante. Según cifras oficiales, de diciembre de 2006 a noviembre de 2012 se cometieron 102.696 homicidios en el país y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas hizo referencia a 151.233 hasta agosto de 2015. Al 30 de septiembre de 2015, el Estado mexicano reportaba 26.798 personas “no localizadas” o desaparecidas a nivel nacional.

Por otro lado, la práctica de la tortura es generalizada en México. El Estado mexicano informó que la Procuraduría General de la República contaba, al mes de abril de 2015, con 2.420 investigaciones en trámite sobre tortura, y que existen sólo 15 sentencias condenatorias por este delito a nivel federal. La tortura se presenta frecuentemente entre el momento de una detención— que suele ser arbitraria—y antes de que la persona detenida sea puesta a disposición de un juez.

Las amenazas, hostigamientos, asesinatos y desapariciones de personas que buscan verdad y justicia han generado un amedrentamiento en la sociedad mexicana, el cual la CIDH constató en reiterados testimonios de personas que no denuncian estas violaciones ante las autoridades por temor a represalias, generando un problema grave de sub-registro en las cifras oficiales.

En la actualidad, el reto del Estado mexicano es cerrar la brecha existente entre su marco normativo y su apoyo irrestricto a los derechos humanos con la realidad que experimentan un gran número de habitantes cuando buscan una justicia pronta y efectiva. Por lo tanto, el gran desafío del Estado radica en romper el ciclo de impunidad imperante a fin de lograr una efectiva prevención, investigación, procesamiento y sanción de los responsables de violaciones de derechos humanos.

La CIDH realiza una serie de recomendaciones al Estado mexicano que podrán leer a continuación:

 

La situación de los Derechos Humanos en México